Semana Santa 2022

La Semana Santa del siglo XXI

La Semana Santa, conocida como Semana Mayor, es un período de ocho días que comienza con el Domingo de Ramos y culmina con el Domingo de Resurrección. Lo que en un principio es una conmemoración religiosa, se ha convertido en las últimas décadas en un referente para la economía.

Hacía tres años que los españoles no disfrutaban de una Semana Santa sin restricciones, y aunque la inflación y los precios no acompañan, después de este tiempo y de las limitaciones impuestas por la pandemia de COVID-19, los españoles han aprovechado este año para lanzarse a la carretera. Con el precio de los carburantes por las nubes, a pesar de la ayuda de los veinte céntimos, aprobada días antes de que comenzara esta Semana Santa del 2022, las procesiones más multitudinarias se han vivido en las carreteras españolas, pues se han contabilizado aún mayor número de desplazamientos que antes de la pandemia, superando los 16 millones de traslados.

Los españoles teníamos muchas ganas de salir de casa. El destino era lo de menos, y para gustos se hicieron los colores. Y como ayuda extra, el tiempo además nos ha acompañado. Unos han preferido ciudades históricas, donde la esencia de la Semana Santa Cristiana, a través de sus pasos de penitencia, revive las raíces de la propia celebración. Otros por el contrario han preferido pasar unos días de esparcimiento en las maravillosas playas o montañas que tenemos en nuestro país. Sea como fuere, lo cierto y verdad, es que la ocupación hotelera ha superado de media el 93%, algo que supone un repunte económico en el sector turístico y hostelero, que repercute directamente en otros sectores, y por tanto en la economía en general.

La única duda estaba en el repunte que puede suponer para la incidencia de Covid. Para ello el gobierno decidió mantener el uso de la mascarilla obligatorio en interiores, y en exteriores, siempre que no se pueda mantener la distancia mínima de seguridad, pero por lo que hemos visto, en las calles se han visto menos mascarillas de las que realmente eran necesarias. Es posible que poco a poco nos estemos acostumbrando a vivir con el virus y le estemos perdiendo el miedo.

¿Habrá una nueva ola después de Semana Santa? 

Si a estos hechos le sumamos que a partir del próximo miércoles, ya no será obligatorio el uso de las mascarillas en gran parte de los interiores, las opiniones están divididas. Mientras algunos expertos aplauden la medida, otros piden prudencia y responsabilidad. Por su parte, la Sociedad Española de Epidemiología y el Colegio de Enfermería han recordado en un comunicado que "la pandemia aún no ha finalizado y que persiste la transmisión del virus".

La vuelta a lo cotidiano

Ahora toca volver a la normalidad. El trabajo, el colegio, los atascos, pero en esta ocasión dentro de las ciudades y poner la mirada en las vacaciones de verano, con el deseo de que en realidad esta Semana Santa sea, el principio del FIN, de esa película en la que hemos sido protagonistas y que nos ha tenido encerrados.